Aun los más inocentes deseos tienen esto de malo: que nos sujetan a otros y nos hacen sus siervos.


aun-más-inocentes-deseos-esto-malo-que-sujetan-a-otros-y-siervos
anatole franceaunmsinocentesdeseosestomaloquesujetanotrossiervosaun loslos másmás inocentesinocentes deseosdeseos tienentienen estoesto dede maloque nosnos sujetanotros ysus siervosaun los máslos más inocentesmás inocentes deseosinocentes deseos tienendeseos tienen estotienen esto deesto de maloque nos sujetansujetan a otrosa otros yotros y noshacen sus siervosaun los más inocenteslos más inocentes deseosmás inocentes deseos tieneninocentes deseos tienen estodeseos tienen esto detienen esto de malonos sujetan a otrossujetan a otros ya otros y nosotros y nos hacennos hacen sus siervosaun los más inocentes deseoslos más inocentes deseos tienenmás inocentes deseos tienen estoinocentes deseos tienen esto dedeseos tienen esto de maloque nos sujetan a otrosnos sujetan a otros ysujetan a otros y nosa otros y nos hacenotros y nos hacen susy nos hacen sus siervos

Cuanto más nos mantenemos nuestra mente en nosotros mismos y nuestros deseos, más infeliz que nos convertimos. Dios quiere que amemos a otros y satisfacer sus necesidades.¿cuántas veces nos quejamos de la suerte? pareciera que ella de algún modo nos ha olvidado. cuando la verdad verdadera es que no sólo nos ha tocado a las puertas, casi nos la ha derrumbado, sucede, que nos hemos vuelto sordos y además de a ella, la hemos despreciado.,,lo digo, pues si queremos ser justos y sinceros, se nos han dado muchos de los deseos, nos han regalado más que tesoros, alegrías. gozamos de una salud ansiada por otros y con todo y ello, seguimos siendo ciegos. samuel akinin levyHay dos tipos de sueños los que sabes que se cumplirán y los que nos hacen seguir soñando aun másA veces, en nuestro camino a través del mundo, nos encontramos con alguien que nos toca el corazón de una manera que otros no lo hacen.No hacemos caso a los que nos quiere, amar a los que nos hacen daño y dolor a los que nos aman. Bueno, eso es la vida.Cada nuevo amigo que ganamos en la carrera de la vida nos perfecciona y enriquece más aún por lo que de nosotros mismos nos descubre, que por lo que de él mismo nos da