,Aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor en la hierba de la gloria en las flores, no hay que afligirse. Porque la belleza siempre subsiste en el recuerdo.


aunque-ya-nada-pueda-devolver-hora-del-esplendor-hierba-gloria-flores-no-hay-que-afligirse-porque-belleza-siempre-subsiste-recuerdo
william wordsworthaunqueyanadapuedadevolverhoradelesplendorhierbagloriafloresnohayqueafligirsebellezasiempresubsisterecuerdoaunque yaya nadanada puedapueda devolverdevolver lala horahora deldel esplendorla hierbahierba dela gloriagloria enlas floresno hayhay queque afligirsela bellezabelleza siempresiempre subsistesubsiste enel recuerdoaunque ya nadaya nada puedanada pueda devolverpueda devolver ladevolver la horala hora delhora del esplendordel esplendor enesplendor en laen la hierbala hierba dehierba de lade la gloriala gloria engloria en lasen las floresno hay quehay que afligirseporque la bellezala belleza siemprebelleza siempre subsistesiempre subsiste ensubsiste en elen el recuerdo

Aunque mis ojos ya no puedan ver ese puro destello, que en mi juventud me deslumbraba. aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor en la hierba de la gloria en las flores, no hay que afligirse. porque la belleza siempre subsiste en el recuerdo.No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda, y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños. Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque cada día es un comienzo nuevo, porque esta es la hora y el mejor momento.Cada niño nace un naturalista. Sus ojos son, por naturaleza, abierto a la gloria de las estrellas, la belleza de las flores, y el misterio de la vida.Aunque el ingenio humano pueda crear invenciones varias (...) nunca producirá ninguna invención más bella, ni más simple, ni más apropiada que las que hace la Naturaleza; porque en sus invenciones nada falta, ni nada es superfluo.Mi memoria existe, mi recuerdo vivira siempre y mi musica en la gloria sera la salvacion del maldito infierno donde habitamos...Las señoras, que no tenga miedo de apagar las velas, las flores y el vino para sus hombres! Pueden devolver el favor!