La razón pura tiene que ceder su imperativo a la razón vital: la vida debe ser vital.


la-razón-pura-que-ceder-imperativo-a-razón-vital-vida-debe-vital
josé ortega y gassetrazónpuraquecederimperativovitalvidadebevitalla razónrazón purapura tienetiene queque cederceder susu imperativola razónrazón vitalla vidavida debedebe serser vitalla razón purarazón pura tienepura tiene quetiene que cederque ceder suceder su imperativoimperativo a laa la razónla razón vitalla vida debevida debe serdebe ser vitalla razón pura tienerazón pura tiene quepura tiene que cedertiene que ceder suque ceder su imperativosu imperativo a laimperativo a la razóna la razón vitalla vida debe servida debe ser vitalla razón pura tiene querazón pura tiene que cederpura tiene que ceder sutiene que ceder su imperativoceder su imperativo a lasu imperativo a la razónimperativo a la razón vitalla vida debe ser vital

En asuntos de vital importancia, el estilo, y no la sinceridad, es lo verdaderamente vitalEn asuntos de vital importancia, el estilo, y no la sinceridad, es lo verdaderamente vital.Si la cooperación, por lo tanto es el elemento vital de la ciencia y la tecnología, que es igualmente vital para la sociedad en su conjunto.Siempre que nos citamos con lo vital y lo prescindible, llegamos tarde a lo vital y puntual a lo prescindible.Enseñar no es una función vital, porque no tienen el fin en sí misma; la función vital es aprenderLa igualdad es una necesidad vital del alma humana. La misma cantidad de respeto y de atención se debe a todo ser humano, porque el respeto no tiene grados.