La voz del intelecto es apagada, pero no descansa hasta haber logrado hacerse oír, y siempre termina por conseguirlo después de ser rechazada infinitas veces.


la-voz-del-intelecto-apagada-no-descansa-hasta-haber-logrado-hacerse-oír-y-siempre-termina-conseguirlo-después-rechazada-infinitas-veces
sigmund freudvozdelintelectoapagadanodescansahastahaberlogradohacerseoírsiempreterminaconseguirlodespuésrechazadainfinitasvecesla vozvoz deldel intelectointelecto eses apagadapero nono descansadescansa hastahasta haberhaber logradologrado hacersehacerse oíry siempresiempre terminatermina porconseguirlo despuésdespués deser rechazadarechazada infinitasinfinitas vecesla voz delvoz del intelectodel intelecto esintelecto es apagadapero no descansano descansa hastadescansa hasta haberhasta haber logradohaber logrado hacerselogrado hacerse oíry siempre terminasiempre termina portermina por conseguirlopor conseguirlo despuésconseguirlo después dedespués de serde ser rechazadaser rechazada infinitasrechazada infinitas veces

La voz del intelecto es una suave, pero no descansa hasta que se ha ganado una audiencia.Para hacerse oír, a veces hay que cerrar la bocaA veces creo oir tu voz que me necesitas, sintiendo tu mirar , tu voz , tu aliento,,fue imposible borrarte de mi mente y mi corazon.,,me enseñastes a amar pero no me enseñastes a olvidarte. me dijiste no te amo, pero no me preguntastes si todavia te amaba y si te extrañaba.,,no te importo lo que me pasara.,,a pesar de todo te seguia queriendo y esperando,,no me importaba sino me amabas.,,que decepcion fue para mi perderte.,,pense toda la vida que tu me querias y no me abandonarias que tonta fui.Por falta de experiencia a veces dejamos las cosas sin conclusión final. los estados anímicos entre parejas son un tema en el que siempre se debe llegar al fondo. no haber quemado hasta el último de los cartuchos, es mantener en la conciencia la duda de no haber obrado bien. cuando algo se quiere con el corazón, no puede ser el orgullo el responsable de una separación. samuel akinin levyNo medir el mismo por lo que ha logrado, pero lo que debería haber cumplido con su capacidad.Arrepiéntete tan solo de haber perdido una oprtunidad, algo, o peor, alguien, por no haber tenido valor intentar conseguirlo o mantenerlo.