Para sentirse, no ya seguros, sino esforzados y tranquilos en los caminos de la vida, es provechoso desear poco y esperar mucho menos.


para-sentirse-no-ya-seguros-sino-esforzados-y-tranquilos-caminos-vida-provechoso-desear-poco-y-esperar-mucho-menos
arturo grafsentirsenoyasegurossinoesforzadostranquiloscaminosvidaprovechosodesearpocoesperarmuchomenospara sentirseno yaya segurossino esforzadosesforzados yy tranquilostranquilos enlos caminoscaminos dela vidaes provechosoprovechoso deseardesear pocopoco yy esperaresperar muchomucho menosno ya segurossino esforzados yesforzados y tranquilosy tranquilos entranquilos en losen los caminoslos caminos decaminos de lade la vidaes provechoso desearprovechoso desear pocodesear poco ypoco y esperary esperar muchoesperar mucho menossino esforzados y tranquilosesforzados y tranquilos eny tranquilos en lostranquilos en los caminosen los caminos delos caminos de lacaminos de la vidaes provechoso desear pocoprovechoso desear poco ydesear poco y esperarpoco y esperar muchoy esperar mucho menossino esforzados y tranquilos enesforzados y tranquilos en losy tranquilos en los caminostranquilos en los caminos deen los caminos de lalos caminos de la vidaes provechoso desear poco yprovechoso desear poco y esperardesear poco y esperar muchopoco y esperar mucho menos

Para sentirse, no diremos seguros, pero animados y tranquilos a lo largo de la vida, hay que desear poco y esperar todavía menosLo mucho se vuelve poco con sólo desear otro poco más.Lo mucho se vuelve poco sólo con desear otro poco más.Lo mucho se vuelve poco con sólo desear otro poco másLo mucho se vuelve poco con desear otro poco mas.