Que cada cual sondee su conciencia, y hallará que sus intimos deseos, en general, nacen y medran a expensas del prójimo.


que-sondee-conciencia-y-hallará-que-intimos-deseos-general-nacen-y-medran-a-expensas-del-prójimo
michel de montaignequesondeeconcienciahallarqueintimosdeseosgeneralnacenmedranexpensasdelprójimoque cadacual sondeesondee susu concienciay hallaráhallará queque sussus intimosintimos deseosen generalnacen yy medranexpensas deldel prójimoque cada cualcada cual sondeecual sondee susondee su concienciay hallará quehallará que susque sus intimossus intimos deseosnacen y medranmedran a expensasa expensas delexpensas del prójimoque cada cual sondeecada cual sondee sucual sondee su concienciay hallará que sushallará que sus intimosque sus intimos deseosy medran a expensasmedran a expensas dela expensas del prójimoque cada cual sondee sucada cual sondee su concienciay hallará que sus intimoshallará que sus intimos deseosnacen y medran a expensasy medran a expensas delmedran a expensas del prójimo

El gobierno es la gran ficción, a través del cual todo el mundo se esfuerza en vivir a expensas de todos los demás.Poesía trae toda la experiencia posible en la misma medida:. Un grado en la conciencia más allá del cual la conciencia misma no puede irCada generación debe ser hecho para soportar el peso de sus propias guerras, en lugar de realizarlos en adelante, a expensas de otras generacionesEl mundo en que vive cada cual depende del modo de concebirlo, el cual es diferente para cada cerebro; según la naturaleza de las inteligencias parecerá pobre, insípido y ramplón, o rico, interesante e importante.La guerra nace de la voluntad del individuo para obtener una ventaja a expensas de sus semejantes.Cual si estuviese desojando las margaritas, tomo cada uno de sus pétalos y me pregunto. unas veces cosas que sé quiero y otras a las que no me quisiera enfrentar. las dudas manifiestas que nacen sin cesar, tan sólo son respuestas que vienen y se van. me siento feliz cuando te tengo, te pienso y al recordarte, cuando te vas. samuel akinin