Solo esta libertad nos conceden los dioses: someternos a su dominio por voluntad nuestra. Más vale que así lo hagamos porque solo en la ilusión de la libertad, la libertad existe.


solo-libertad-conceden-dioses-someternos-a-dominio-voluntad-nuestra-más-vale-que-así-hagamos-ilusión-libertad-libertad-existe
fernando pessoalibertadconcedendiosessometernosdominiovoluntadnuestramsvalequeasíhagamosilusiónlibertadexisteesta libertadlibertad nosnos concedenconceden loslos diosessu dominiodominio porvoluntad nuestramás valevale queque asíasí lolo hagamoshagamos porquela ilusiónilusión dela libertadla libertadlibertad existesolo esta libertadesta libertad noslibertad nos concedennos conceden losconceden los diosessometernos a sua su dominiosu dominio pordominio por voluntadpor voluntad nuestramás vale quevale que asíque así loasí lo hagamoslo hagamos porquehagamos porque soloen la ilusiónla ilusión deilusión de lade la libertadla libertad existe

La libertad sólo existe cuando el amor está presente. Esa es la verdadera experiencia de la libertad:. Que tiene la cosa más importante en el mundo sin ser dueño de ellaLa bendición más grande de nuestra democracia es la libertad. Pero a fin de cuentas, nuestra única libertad es la libertad de disciplinarnos.La libertad de expresión, la libertad de prensa y la libertad de religión todos tienen un doble aspecto - la libertad de pensamiento y libertad de acción.Libertad: Libertad es la capacidad del ser humano para obrar según su propia voluntad, a lo largo de su vida, por lo que es responsable de sus actos. Históricamente, en especial desde las Revoluciones burguesas del siglo XVIII y XIX, la libertad suele estar muy unida a los conceptos de justicia e igualdad, aunque la igualdad limita la libertad de unos en beneficio de otros.No se nos otorgará la libertad externa más que en la medida exacta en que hayamos sabido, en un momento determinado, desarrollar nuestra libertad interna.No se nos otorgará la libertad externa más que en la medida exacta en que hayamos sabido, en un momento determinado, desarrollar nuestra libertad interna