Amaba la soledad, porque en su seno, dando rienda suelta a la imaginación, forjaba un mundo fantástico, habitado por extrañas creaciones, hijas de sus delirios y sus ensueños de poeta, tanto, que nunca le habían satisfecho las formas en que pudiera encerrar sus pensamientos, y nunca los había encerrado al escribirlos.


amaba-soledad-seno-dando-rienda-suelta-a-imaginación-forjaba-mundo-fantástico-habitado-extrañas-creaciones-hijas-delirios-y-ensueños
gustavo adolfo bécqueramabasoledadsenodandoriendasueltaimaginaciónforjabamundofantsticohabitadoextrañascreacioneshijasdeliriosensueñospoetatantoquenuncalehabíansatisfechoformaspudieraencerrarpensamientoshabíaencerradoalescribirlosamaba lala soledadsu senodando riendarienda sueltala imaginaciónforjaba unun mundomundo fantásticohabitado porextrañas creacioneshijas desus deliriosdelirios ysus ensueñosensueños dede poetaque nuncanunca lele habíanhabían satisfechosatisfecho laslas formasformas enen queque pudierapudiera encerrarencerrar sussus pensamientosy nuncanunca loslos habíahabía encerradoencerrado alal escribirlosamaba la soledaden su senodando rienda sueltasuelta a laa la imaginaciónforjaba un mundoun mundo fantásticohabitado por extrañaspor extrañas creacioneshijas de susde sus deliriossus delirios ydelirios y susy sus ensueñossus ensueños deensueños de poetaque nunca lenunca le habíanle habían satisfechohabían satisfecho lassatisfecho las formaslas formas enformas en queen que pudieraque pudiera encerrarpudiera encerrar susencerrar sus pensamientosy nunca losnunca los habíalos había encerradohabía encerrado alencerrado al escribirlos

No importa lo que hagas en la vida, sus palabras, sus acciones, sus miradas, sus pensamientos, nunca se va a complacer a todo el mundoLa niña no podía dormir porque sus pensamientos eran demasiado profundamente en su mente había salido a dar un paseo y caído por un agujero de conejoPor esas fechas los misioneros cristianos acostumbraban a situarse en una esquina próxima al instituto predicando su religión e insultando a los hindúes y a sus dioses. Yo no podía soportarlo. También por ese tiempo supe que un hindú muy conocido se había convertido al cristianismo, y oí decir que el nuevo converso ya había comenzado a mofarse de la religión de sus padres, de sus costumbres y hasta de su país. Todas esas cosas desarrollaron en mí una antipatía hacia el cristianismo.Para dar rienda suelta de vez en cuando a sus sentimientos, ya sea de placer o descontento, es una gran facilidad al corazón de un hombre.A Picasso, hasta los que le detestan, le soportan, porque nunca usa el talento. Sólo usa el genio. Sus obras nunca son pensamientos. Son actosA picasso, hasta los que le detestan, le soportan, porque nunca usa el talento. sólo usa el genio. sus obras nunca son pensamientos. son actos.