Escuchar a los impulsos del corazón de un Littlemore, y escuchar las quejas de la mente un poco menos.


escuchar-a-impulsos-del-corazón-littlemore-y-escuchar-quejas-mente-poco-menos
señora royescucharimpulsosdelcorazónlittlemoreescucharquejasmentepocomenoslos impulsosimpulsos deldel corazóncorazón deun littlemorey escucharescuchar laslas quejasquejas dela mentemente unun pocopoco menosescuchar a losa los impulsoslos impulsos delimpulsos del corazóndel corazón decorazón de unde un littlemorey escuchar lasescuchar las quejaslas quejas dequejas de lade la mentela mente unmente un pocoun poco menosescuchar a los impulsosa los impulsos dellos impulsos del corazónimpulsos del corazón dedel corazón de uncorazón de un littlemorey escuchar las quejasescuchar las quejas delas quejas de laquejas de la mentede la mente unla mente un pocomente un poco menosescuchar a los impulsos dela los impulsos del corazónlos impulsos del corazón deimpulsos del corazón de undel corazón de un littlemorey escuchar las quejas deescuchar las quejas de lalas quejas de la mentequejas de la mente unde la mente un pocola mente un poco menos

Para escuchar las quejas con paciencia, incluso cuando las quejas son vanos, es uno de los deberes de la amistad.Shhh escucha! Escuchar con atención, si lo hace se puede escuchar a través del silencio de la noche, mi corazón mi corazón clama por ti...Que tiene que dominar no sólo el arte de escuchar a la cabeza, también debe dominar la auscultación del corazón y escuchar a su intestino.Un poco menos quejas y gemidos, y un poco de trabajo más tenaz y el esfuerzo de hombres, nos harían más crédito que mil actas de los derechos civiles.Tome un momento para escuchar cuando tu corazón, el alma y el cuerpo te habla.. Y pedir a la mente para estar en silencio por un tiempo...Se necesita un corazón apasionado para contar una historia sino un alma especial para escuchar con su mente.