La que en hombres apocados llamamos paciencia, en los pechos esforzados no es sino cobardía.


la-que-hombres-apocados-llamamos-paciencia-pechos-esforzados-no-sino-cobardía
shakespearequehombresapocadosllamamospacienciapechosesforzadosnosinocobardíala queque enen hombreshombres apocadosapocados llamamosllamamos paciencialos pechospechos esforzadosesforzados nono eses sinosino cobardíala que enque en hombresen hombres apocadoshombres apocados llamamosapocados llamamos pacienciaen los pechoslos pechos esforzadospechos esforzados noesforzados no esno es sinoes sino cobardíala que en hombresque en hombres apocadosen hombres apocados llamamoshombres apocados llamamos pacienciaen los pechos esforzadoslos pechos esforzados nopechos esforzados no esesforzados no es sinono es sino cobardíala que en hombres apocadosque en hombres apocados llamamosen hombres apocados llamamos pacienciaen los pechos esforzados nolos pechos esforzados no espechos esforzados no es sinoesforzados no es sino cobardía

Es cobardía pálida y fría en los pechos nobles.Para sentirse, no ya seguros, sino esforzados y tranquilos en los caminos de la vida, es provechoso desear poco y esperar mucho menos.Cuando las mujeres mantener a raya a los hombres que se casan, lo llamamos la independencia. Cuando los hombres se mantienen fuera de casarse con las mujeres, lo llamamos miedo al compromiso.Los hombres estadounidenses, como grupo, parecen estar interesados en sólo dos cosas, el dinero y los pechos. Parece una perspectiva muy estrecha.La paciencia tiene sus límites, llevarlo demasiado lejos y es cobardía.Pechos grandes no hacen una mujer estúpida. Ellos hacen que los hombres estúpidos.